Abogado Especialista en Infecciones Hospitalarias en Palma

Abogado experto en  Infecciones
Hospitalarias en Palma

Despacho de abogados experto en infecciones
nosocomiales en Mallorca

 

La asistencia legal por infección hospitalaria se ha convertido, desafortunadamente, en un tema de consulta frecuente para los abogados. Los problemas generados en los centros de atención médica requieren de una concienzuda revisión por parte del abogado, para determinar si efectivamente se trata de una infección hospitalaria o no.

Las consecuencias a la salud de los pacientes son las principales causas de demandas por negligencia médica. Como abogados especialistas en infecciones hospitalarias tenemos la labor de establecer responsabilidades y solicitar las indemnizaciones correspondientes al caso.

 

¿Qué es una infección hospitalaria?

Una infección hospitalaria, también conocida como infección nosocomial, son afecciones o patologías que adquiere un paciente durante su estancia en el hospital. Pueden generarse por debilidad inmunológica del paciente o por condiciones inapropiadas de higiene en el centro de salud.

En este último caso, se dice que la infección nosocomial se ha generado por negligencia. Por lo tanto, se pueden llevar a cabo acciones legales para resarcir a los afectados, haciendo necesaria la asistencia jurídica de los especialistas en Derecho sanitario y expertos de otras áreas relacionadas.

Se excluyen de esta clasificación aquellas enfermedades cuyo periodo de incubación sea previo al ingreso al hospital. También, las afecciones preexistentes e incluso las enfermedades crónicas reportadas en el historial del paciente.

Sin embargo, se incorporan dentro de esta categoría a todas las enfermedades, contagios o condiciones agravantes generadas por tratamientos e intervenciones, incluso si los síntomas fueran detectados una vez fuera del recinto médico. Ejemplo de estos son los cuadros sépticos por mala praxis o mala higiene del material y espacios sanitarios.

 

Causas principales de una infección hospitalaria

Una enfermedad o infección nosocomial pueden afectar no solo a los pacientes sino también a visitantes, personal médico, proveedores o personal de servicios en general. Y se pueden generar por algunas de las siguientes razones:

 

Tratamientos médicos negligentes

Incluyen los tratamientos no seguros, aplicados en condiciones inapropiadas o no contempladas en el protocolo médico. Además del uso de medicamentos no probados, también se considera como tratamiento médico negligente la falta de atención y no suministrar la medicina o la dosis correspondiente para el tratamiento de una patología conocida.

 

Errores durante intervenciones quirúrgicas y trabajos de parto

Estos pueden incluir desde fallas en el manejo del instrumental hasta el intercambio de patógenos desde y hacia el paciente. Debido a la necesidad de condiciones de extrema asepsia, los pacientes suelen presentar una alta probabilidad de infección nosocomial.

 

Falla en los protocolos de protección y limpieza

Hacen posible la aparición de una infección hospitalaria por la carencia o mal uso de guantes, mascarillas y otros elementos de protección personal. En este caso, se afecta la asepsia durante el tratamiento hospitalario y puede poner en riesgo tanto al personal médico como a los pacientes.

 

Falta de asepsia en el manejo de viales y otros instrumentos

El uso del instrumental médico requiere cumplir protocolos para el uso, limpieza de los equipos y viales. No respetar estos protocolos o incluso llegar a reutilizar material desechable, es considerado una de las principales causas de la propagación de alguna enfermedad o infección hospitalaria.

 

Mal estado de las instalaciones médicas

La falta de equipos, insumos o una infraestructura deteriorada puede derivar en focos de infección nosocomial, pueden llegar a ser un factor importante para los abogados sanitarios a la hora de establecer responsabilidades durante los procedimientos legales.

 

Contagios por patógenos provenientes de las visitas

Evitar el contagio aéreo o por contacto de patógenos externos traídos por las visitas, requiere que además del personal sanitario y los pacientes intrahospitalarios, los visitantes acaten las medidas de seguridad para disminuir la ocurrencia de alguna infección nosocomial que pueda complicar la situación médica de los pacientes.

 

Contacto con focos de patógenos dentro de las instalaciones

Bien sea en áreas comunes o de acceso público, existe la posibilidad de que el contacto con superficies contaminadas de paredes, pisos y otros complementos estructurales, genere infecciones hospitalarias. Siendo esta, además, una de las causas más difíciles de controlar.

 

Infecciones nosocomiales más comunes

Evidentemente, las personas enfermas acuden a un hospital con la intención de recobrar la salud, y no con la idea de contraer alguna otra infección que complique su estado actual, sin embargo las infecciones hospitalarias aparecen con frecuencia en pacientes intrahospitalarios.

Los casos más comunes se registran en las áreas de cirugía, salas de parto y unidades de cuidados intensivos, donde las infecciones hospitalarias de tipo respiratoria y complicaciones sépticas post operatorias son más comunes de lo deseado, con un riesgo más elevado en pacientes de avanzada edad o con largos periodos de hospitalización.

Aun así, la legislación busca erradicar el término “inevitable” que parece pesar sobre las infecciones hospitalarias, el cual ha sido empleado como argumento en los litigios causados por estas afecciones.

 

Implicaciones legales por infección nosocomial

Las implicaciones legales relacionadas a las infecciones hospitalarias son materia de estudio del Derecho sanitario. A pesar de que los protocolos y estándares en los recintos médicos son precisos y rigurosos, muchas situaciones son difíciles de abordar, sobre todo a la hora de establecer responsabilidades en caso de negligencia.

Los abogados especialistas en negligencia médica por lesiones o infecciones nosocomiales ofrecen la información más completa para ayudar al afectado a entender su situación real. Así como las diferentes opciones y requerimientos que serán indispensables para poner en curso su caso.

En muchas ocasiones los pacientes afectados desconocen las causas reales de las infecciones. Y suelen pasar desapercibidas, a menos que generen complicaciones realmente graves e incluso la muerte, pues en condiciones deterioradas de salud, muy pocos se animan a ir a juicio para obtener una indemnización.

Aun así, la recomendación general de los abogados especialistas en infección nosocomial, es la de presentar la correspondiente demanda judicial, a fin de establecer las responsabilidades, solicitar las indemnizaciones y procurar la corrección de las anomalías que dieron origen a la infección hospitalaria.

Si bien, no suelen considerarse procedimientos de fácil resolución, Las demandas por infección hospitalaria son un paso indispensable para disminuir la ocurrencia de los casos. También permiten determinar focos de contagios, prácticas inadecuadas o incluso detectar irregularidades en la cadena de suministro y otros prestadores de servicios para instalaciones sanitarias.

Se hace indispensable contar además con la participación de peritos, técnicos y otros especialistas del área de la salud, facilitando la tarea de encontrar el origen de la infección nosocomial y establecer las responsabilidades según corresponda.

 

Indemnizaciones por infecciones nosocomiales

La dura labor de los abogados especialistas en Derecho Sanitario, no solo se basa en encontrar el origen de una infección hospitalaria, sino también en demostrar el daño que ha podido causar en la condición médica del paciente.

En algunos casos, las afecciones pueden ser tratadas hasta lograr la restauración de la salud. Pero en otros se generan consecuencias mayores que pueden afectar la vida del paciente o incluso causarle la muerte. En estos casos, las acciones legales giran en torno al otorgamiento de indemnizaciones.

Aun así, es importante conocer que no todas las infecciones nosocomiales se producen por negligencia médica, por lo tanto, el otorgamiento o no de una indemnización estará estrechamente ligado a este fallo, en el que se considerará el cuadro clínico del paciente, el tipo de tratamiento y los factores que suponen la aparición de alguna infección hospitalaria.

Las indemnizaciones son solicitadas como medidas de compensación ante un daño causado. Este daño puede ser de tipo físico, psicológico, económico, moral o vital. Dependiendo de la magnitud del daño infringido, y una vez establecida las responsabilidades el Juzgado podrá condenar a indemnizaciones económicas para el afectado e incluso para sus familiares.

 

LLÁMANOS Y UN ABOGADO ESPECIALISTA
INFECCIÓN HOSPITALARIA LE ATENDERÁ
971 72 42 31 / 600 33 84 63

R&A Abogados en Mallorca
Ven a visitarnos a nuestra oficina de Palma
Ubicación