Ventajas de exportar

A pesar de las ventajas que ofrece la internacionalización de la empresa, nos encontramos ante un proceso complejo y costoso, especialmente para pymes y micropymes, por lo que se recomienda contactar con un profesional del sector, que tras analizar sus objetivos y su situación de partida, podrá indicarles si se encuentran en una situación favorable para emprender el proceso de la internacionalización de su empresa, o si por el contrario sería aconsejable realizar algunos cambios previos en su organización, para poder abordar con éxito el proceso de apertura al mercado exterior.

 ¿Qué ventajas ofrece la internacionalización a nuestras empresas?

En primer lugar, la mayoría de las empresas que buscan la internacionalización lo hacen con el objetivo primordial de aumentar sus ventas. Está claro que con la apertura a nuevos mercados se ampliará su cartera de clientes y, por tanto, aumentarán sus posibilidades de aumentar los pedidos y con ello la facturación de la empresa.

Otra ventaja muy importante que se consigue con la internacionalización es la diversificación del riesgo de la empresa, ya que de alguna manera se rompe con la dependencia que puede llegar a tener la empresa respecto al mercado local/nacional y con sus clientes habituales. Es esta la ventaja principal, ya que ante cualquier situación que pueda provocar una reducción de la demanda en el mercado habitual, permite a las empresas internacionalizadas no depender de un único mercado y por tanto, el riesgo al que se enfrentan es menor.

Relacionado con el punto anterior estaría también el caso de las fluctuaciones estacionales de los productos de una empresa local que se podría ver contrarrestado con la venta de dichos productos en otros mercados internacionales.

La internacionalización de una empresa también le proporciona mayor competitividad al mismo tiempo que en el mercado local le supone ganar prestigio al mejorar la imagen que proyecta a sus clientes, proveedores,…

Además, el hecho de poder dirigirse a mercados con más potencial de ventas o menor número de competidores permitirá a la empresa aumentar su rentabilidad (ello requerirá un exhaustivo análisis de los mercados a los que será recomendable dirigirse y ahí también está la labor del consultor internacional para poder asesorarles y guiarles).

Además de todo lo anterior, la internacionalización de una empresa le permite adquirir mayor experiencia y conocimiento tanto del consumidor de sus productos como de sus competidores, información muy relevante que puede ser utilizada por la empresa en su propio beneficio para mejorar, actuar ante posibles debilidades en sus productos e incluso para adquirir una posición ventajosa en determinados segmentos de su público objetivo si consigue adaptarse a las exigencias de dichos consumidores antes de que lo hagan los demás.

En resumen, el proceso de internacionalización de una empresa a pesar de ser complejo y de requerir mucho esfuerzo puede proporcionar multitud de beneficios a la empresa y por ello, desde nuestra consultora internacional, animamos a aquellas pequeñas y medianas empresas que se hayan planteado alguna vez la posibilidad de llevar a cabo dicho proceso de apertura al mercado exterior a que lo hagan, eso sí, tras el adecuado estudio y asesoramiento por parte de un profesional capacitado para ello.

 

Comparte estoTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInDigg thisShare on StumbleUponEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *